0

Prostitución y consumo

Publicado por el .

prostitutas

En este mundo de fabricación y servicios, las empresas tienen una labor de contratación con los clientes que se denomina “contratación en masa” que provoca que muchos estén insatisfechos o se sientan engañados con condiciones abusivas o servicios deficientes.

Para arbitrar entre consumidores y prestadores de estos servicios, se encuentran las oficinas y agencias de consumidores para velar por los derechos y obligaciones de ambos mediante reclamaciones.

Cuando alguien piensa en estas reclamaciones a las oficinas de consumo, piensa en los casos más habituales que se pueden dar, tales como: telefonía, electricidad, internet,… etc. Pero en Granada se ha dado un caso bastante peculiar,  puede sonar a broma, pero que es totalmente cierto.

Se trata de un panadero que fue a un prostibulo (ya se que suena un poco a Caperucita) y con una de las “empleadas” del local decidió que necesitaba sus servicios y el precio, 160 euros, le parecían en principio razonables. Pero este cliente, al termino de este “servicio” siente que no había recibo lo que esperaba y le resultó caro el precio. No llegando a un acuerdo con el gerente del local, ni corto ni perezoso, este panadero decide poner una queja en la Oficina del Consumidor.

Estos casos se suelen resolver mediante un careo entre consumidor y el prestador del servicio ante una Junta de Arbitraje de la Diputación antes de tener que usar los tribunales. El panadero fue, no así lamujer que no se presentó.

Te puede interesar

Escribe un comentario